Demo

La web con todo sobre la Seguridad Vial

Factores físicos que afectan al conductor

Factores que afectan al conductor

Son muchos los factores que pueden incidir en el conductor y que pueden ser causantes de un accidente. Entre ellos cabe destacar el sueño o la fatiga.

El sueño

Según numerosos estudios llevados a cabo, el sueño se encuentra entre las cinco primeras causas de los accidentes con víctimas. La necesidad de dormir es una de las necesidades primarias de las más importantes que tiene el ser humano. Si no se duerme nada o no se duerme lo suficiente, el organismo reacciona con toda una serie de desajustes, muchos de los cuales son altamente peligrosos para el conductor.

La acumulación de horas de vigilia afecta negativamente a la capacidad de reacción y dificulta el mantenerse atento a la conducción. Los efectos inmediatos son una disminución de los reflejos, los músculos se relajan, llegando incluso a veces a producirse leves temblores en las manos y en las piernas. Otro de los efectos de la falta de sueño es la disminución de la agudeza visual, provocando una visión borrosa y potencia una mayor fatiga y cansancio ocular.

Uno de los efectos más negativos de la falta de sueño al volante es la aparición de los llamados "microsueños". Son una defensa del organismo por no dormir y que hacen que durante un brevísimo lapso de tiempo se pierda la consciencia, respecto de la carretera, señales u otros vehículos. Suelen aparecer en aquellos conductores que conducen durante muchas horas y duermen poco. Son los causantes en muchos casos de accidentes que no tienen una explicación clara y que se producen en tramos rectos, con salida de la vía.

Algunos factores inciden negativamente en el sueño, como es la apnea del sueño, que consiste en múltiples despertares nocturnos, que tienen como resultado un sueño entrecortado y la somnolencia durante el día, debido fundamentalmente a trastornos respiratorios durante el sueño.

Factores en la conducciónPor eso le recomendamos que antes de iniciar un viaje, descanse adecuadamente, y durante el viaje realice paradas frecuentes como máximo cada dos horas, y realice ejercicios de estiramiento de piernas y brazos. Mantenga el habitáculo ventilado, no realice comidas copiosos y mucho menos beba alcohol en las mismas. Recuerde que el café es un estimulante pero que tiene un efecto temporal pero luego el cansancio acumulado será mayor. Si viaja acompañado mantenga una conversación con los restantes ocupantes del vehículo y evite oír música relajante. En cualquier caso, al primer síntoma de somnolencia, deténgase inmediatamente, de preferencia en un lugar donde no resulte molestado y si puede ser habitado, y procure dormir unos minutos, a veces unos pocos minutos permiten una recuperación rápida.

Procuraremos evitar la somnolencia reduciendo la fatiga y sus causas, descansando bien antes de los viajes y, no lo olvidemos, acudiendo a nuestro médico en el caso de que el "problema" de quedarnos dormidos sea algo habitual. Especial atención deben tener quienes realizan largos desplazamientos durante la noche.

La fatiga

La fatiga tiene una estrecha relación con el sueño. Algunos investigadores consideran que más del 40% de los accidentes están estrechamente relacionados con la fatiga. La fatiga puede estar motivada por una intensa actividad física, o una mezcla de actividad física e intelectual. Pero también puede ser una fatiga mental, como consecuencia de una fuerte tensión emocional o de trabajo intelectual intenso.

Algunos síntomas de la fatiga pueden vislumbrase con antelación, como pueden ser cambios corporales, que se traducen en continuos movimientos y cambios de postura, así como parpadeo constante, sensación de pesadez de cabeza, cefaleas, restregarse la cara, estirarse, etc... Se puede observar torpeza, cierta dificultad para mantener y concentrar la atención, menor número de correcciones de dirección, aumento en el tiempo de reacción de las respuestas, etc... Pero también la fatiga produce síntomas como el aburrimiento, la ansiedad, la inestabilidad, una mayor aceptación del riesgo, y sentimientos de agresividad. Todos estos síntomas aumentan progresivamente, en frecuencia e intensidad conforme el conductor se aproxima a su destino.

Hay que tener en cuenta que los efectos de la fatiga son especialmente peligrosos en la última hora de conducción de la jornada laboral. Si se conduce de noche es recomendable ir bien descansado, la franja horaria de 3 a 6 es especialmente peligrosa, ya que suele aparecer la combinación fatiga-sueño.

Para evitar el cansancio es recomendable hacer paradas cada 150 o 200 km. O bien cada hora y media, y pasear durante 15 minutos a la vez que se realicen ejercicios de tipo moderado. Es conveniente beber frecuentemente con el fin de evitar la deshidratación, pero no bebidas alcohólicas, tener el coche ventilado, evitar posturas incómodas al volante y llevar ropas holgadas. Los últimos kilómetros del trayecto suelen dar lugar a la aparición de fatiga, por lo que conviene extremar las precauciones en esos casos.

Según el European Transport Safety Council (ETSC) la fatiga al volante causa casi el 20% de los accidentes de los vehículos comerciales de transporte en la Unión Europea.Si se consiguiera reducir la fatiga en la conducción, se podría alcanzar el objetivo de la UE de reducir las muertes por accidente en un 50%.

Síntomas de fatiga y cómo corregirlos

Factores en la conducciónPrincipalmente debemos sospechar un alto nivel de fatiga cuando nos cuesta concentrarnos en la carretera y realizamos maniobras de las que casi no somos conscientes. La pesadez de los ojos, el parpadeo constante, los zumbidos en los oídos, la sensación de brazos y pies dormidos y la necesidad de moverse en el coche son, entre otros, síntomas que deben alertarnos de que el nivel de fatiga es ya excesivamente elevado. Ante la más mínima sospecha, debemos parar y descansar al menos media hora.

CEA ofrece algunos consejos para evitar el exceso de fatiga durante la conducción y, en especial, en los viajes de largo recorrido:

  • Antes de iniciar un viaje de largo recorrido debe estar descansado, tanto el conductor como las personas que le acompañan.
  • Se debe descansar media hora cada dos de viaje. Ante situaciones que incrementan la fatiga -el calor, la lluvia intensa, el tráfico denso, las comidas copiosas, la ropa inadecuada, el cansancio o en el caso de los conductores mayores- se debe procurar hacer descansos cada hora u hora y media.
  • Cuando se detenga a descansar, muévase: aproveche para caminar. Debe beber también abundante agua (nada de alcohol) y comer algo ligero. Es necesario hidratar adecuadamente nuestro organismo.
  • Durante las paradas, los acompañantes -y en especial los niños- deben también aprovechar para moverse, jugar, distraerse y beber también abundante agua y comer algo ligero, aunque sea unas galletas o algo de fruta.
  • Cuando conduzca en estos trayectos prolongados, hágalo a la velocidad recomendada: ir más rápido supone fatigarse antes y todo lo ganado se debe perder descansando más tiempo.
  • Debe conducir con ropa cómoda y de manera relajada. Debe llevar siempre gafas de sol, especialmente a las horas centrales del día, así reducirá la fatiga de la vista.

Ante cualquier duda, CEA te ofrece un Servicio de ABOGADOS y Ayuda Legal 24 horas para asesorarte en tus desplazamientos. 

Tags: Somnolencia, fatiga, sueño conduccion, exceso fatiga conduccion, cansancio, carretera, sueño al volante, microsueño, fatiga visual


¿Te preocupa tu seguridad vial?

Te protegemos

Comisariado Europeo del Automóvil
Hazte socio de CEA

Colaboramos con

      Volvo    Continental    Ponle Freno    Carta Europea        

Fesvial    DGT    Universidad Rey Juan Carlos    MC Mutual

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios.

Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más

Acepto

¿Tienes multas publicadas?

Te avisaremos GRATIS cuando te publiquen una multa.