Demo

La web con todo sobre la Seguridad Vial

Cómo sentarse al volante

La conducción es una actividad compleja, compuesta de varias habilidades que se poseen en mayor o menor grado, y que pueden perfeccionarse a través de determinadas técnicas, ya que de lo contrario la deficiencia de alguna de esas habilidades llevará a errores en el desempeño de la conducción con la consecuencia previsible de sufrir un accidente.

Sentarse al volanteUna correcta conducción y la máxima seguridad al volante comienza por la posición que tome el automovilista en su vehículo. Ésta nos permitirá reaccionar mejor y más rápidamente ante cualquier imprevisto. Por ello determinadas técnicas son aconsejables y debemos esforzarnos en la medida de lo posible de ponerlas en práctica. Una de ellas es sin duda la forma de sentarse al volante.

Una correcta posición al volante puede aportar muchas ventajas, entre otras reduciremos el tiempo de fatiga, pero sobre todo nos permitirá reaccionar rápidamente ante cualquier imprevisto que nos pueda surgir en la conducción. Debemos regular el asiento de manera que nos permita una postura cómoda, buena visibilidad, un fácil acceso a los mandos y la posibilidad de reaccionar con rapidez ante una emergencia (dar un volantazo, accionar un pedal, etc.)

Lo primero que tiene que hacer al sentarse al volante de su coche, es regular la distancia del asiento respecto de los pedales de forma que sus piernas queden ligeramente flexionadas, pero a la vez acceda cómodamente a los pedales, sin que tropiecen las rodillas con el volante.

¿Cómo se sienta uno al volante de forma correcta?

Acto seguido regule el respaldo del asiento, de forma que la muñeca quede sobre la parte superior del volante, y suba el asiento de forma que tenga una visibilidad amplia de la parte frontal de su vehículo. Si no dispone de esa función, regule el respaldo hasta poder tener una visión correcta, pero no le aconsejamos que haga uso de cojines u otros elementos ya que no permitirían una correcta sujeción en caso de accidente. Sitúe el pie izquierdo sobre el paso de rueda y encaje bien las nalgas en el ángulo que forman la el asiento y el respaldo.

Si su vehículo dispone de un sistema que permita regular la altura del volante, oriéntelo de forma que quede a una distancia que permita estirar los brazos en la forma descrita anteriormente.

La posición más adecuada de las manos según todos los expertos, es la llamada de "las diez y diez", considerando la esfera del volante como un reloj. De esta forma podremos reaccionar mejor y mayor rapidez ante cualquier imprevisto. No conviene cruzar las manos ni tampoco hacerlo por los brazos del mismo.

Recuerde que los brazos no han de estar tensos, sino ligeramente flexionados y las manos no deben asir el volante con fuerza, ya que de lo contrario lo único que conseguiremos será la aparición brusca de fatiga y un agarrotamiento de la espalda. Las manos siempre habrán de estar apoyadas sobre el volante y sólo lo soltaran para realizar las maniobras imprescindibles como puede ser el de cambio de marcha.

A continuación, proceda a regular los espejos retrovisores, de forma que tengamos una visión amplia del exterior de nuestro vehículo. El espejo interior deberá centrarse respecto de la luneta trasera, y los exteriores hay que enfocarlos hacia la carrocería del coche y desplazarlos hasta que deje de verse ésta y de esa forma se eviten los posibles ángulos muertos.

Sentarse volanteYa en marcha debemos de tener la buena costumbre de consultarlos con frecuencia, de forma que sea un acto reflejo, y en cualquier caso siempre que se disponga a realizar cualquier maniobra que implique un desplazamiento del vehículo hacia los lados. No está de más en estos casos observar también a ambos lados, procurando no apartar la vista de la vía, al objeto de evitar la posibilidad de ángulos muertos.

Recuerde que los espejos exteriores reflejan una visión más lejana de la realidad, por lo que siempre deberá tener en cuenta este aspecto a la hora de realizar desplazamiento lateral o cambio de sentido, de forma que pueda realizar la maniobra con absoluta seguridad.

Recuerden también que una parte muy importante es el reposacabezas. Mucha gente lo tiene completamente olvidado, pero este elemento de seguridad del coche evita, en muchas ocasiones, las lesiones de cervicales. Lo importante es colocarlo a la altura de la nuca y no demasiado bajo. También es importante regular en altura el cinturón de seguridad.


¿Te preocupa tu seguridad vial?

Te protegemos

Comisariado Europeo del Automóvil
Hazte socio de CEA

Colaboramos con

      Volvo    Continental    Ponle Freno    Carta Europea        

Fesvial    DGT    Universidad Rey Juan Carlos    MC Mutual

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios.

Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más

Acepto

¿Tienes multas publicadas?

Te avisaremos GRATIS cuando te publiquen una multa.